Edisur News
La Ciudad  ·  2020-08-17 10:00:00

Los misterios ocultos en el majestuoso Gran Hotel Viena

Grupo Edisur te cuenta la historia del que fue uno de los alojamientos más lujosos del país, cuyas ruinas se convirtieron en museo. Un recorrido desde su época de apogeo hasta los mitos que se convirtieron en un atractivo turístico más.

El Gran Hotel Viena es, sin dudas, uno de los edificios más míticos y sorprendentes del interior cordobés. Ubicado en Miramar, el complejo fue, durante décadas, uno de los alojamientos más glamorosos del país y hoy está rodeado de leyendas que impulsan su atractivo turístico. Grupo Edisur te invita a conocer la historia detrás de sus muros.

La familia Pahlke

El alem√°n M√°ximo Emilio Germ√°n Pahlke lleg√≥ al pa√≠s en 1920 y, una vez nacionalizado, comenz√≥ una carrera de ascenso en la Manesmann Argentina, una f√°brica de ca√Īos de acero que disputaba los mercados mundiales. Una d√©cada despu√©s, se cas√≥ con la austr√≠aca Melita Mar√≠a Fleischberger y juntos tuvieron dos hijos: M√°ximo Wolfgang Otto y Gertrudis Ingrid.

Con el pasar de los a√Īos, la mujer y uno de los hijos fueron diagnosticados de enfermedades respiratorias y de la piel, lo que los llev√≥ a emprender un viaje por Europa, en busca de tratamientos. Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, retornaron a Argentina y los m√©dicos les aconsejaron los ba√Īos curativos en la Laguna Mar Chiquita.

Pensión Alemana vs Pensión Viena

Al finalizar la d√©cada del 30¬ī, madre e hijo pasaron una corta estad√≠a en la localidad cordobesa, hospedados en la modesta ‚ÄúPensi√≥n Alemana‚ÄĚ de do√Īa Mar√≠a Tremensberger. Como ambos notaron una gran mejor√≠a en sus enfermedades, al a√Īo siguiente Melita le ofreci√≥ a la propietaria conformar una sociedad, aportando capital para agrandar y mejorar el hospedaje, que pas√≥ a llamarse ‚ÄúPensi√≥n Viena‚ÄĚ.
 
Sin embargo, la buena relaci√≥n entre ambas mujeres dur√≥ muy poco y los Pahlke decidieron comprar la parte de Tremensberger, quedando como √ļnicos due√Īos del establecimiento. Con la plata de la venta, Mar√≠a adquiri√≥ una propiedad a media cuadra del lugar y volvi√≥ a levantar su ‚ÄúPensi√≥n Alemana‚ÄĚ, compitiendo con sus antiguos socios.

El nacimiento de un gigante

A mediados de 1940, los Pahlke hicieron demoler el antiguo edificio y encargaron a los mejores arquitectos e ingenieros civiles de Buenos Aires los planos del futuro Gran Hotel Viena. La construcci√≥n comenz√≥ al a√Īo siguiente y se ejecut√≥ en etapas, hasta 1945.

El complejo contaba con varias partes:

- Edificio I (Norte): 28 habitaciones dobles y triples, todas con ba√Īo privado, ba√Īera, agua fr√≠a y caliente, placard de tres puertas y papelero de madera de cedro lustrado. En cada piso hab√≠a una cabina telef√≥nica para pasar llamadas desde la gerencia.

- Edificio II (Este): era s√≥lo para solteros, por lo que sus 30 habitaciones eran individuales y ten√≠an ba√Īo privado. La construcci√≥n se termin√≥ de edificar en 1947 y nunca fue inaugurada. 

- Edificio III: consist√≠a en 8 departamentos d√ļplex de dos habitaciones cada uno, con dos camas por habitaci√≥n y ba√Īo privado. Un√≠a el Edificio II y los ba√Īos termales, formando una U con un patio interior arbolado con canteros y caminos baldosados. 
 
- Edificio de ba√Īos termales: contaba con 8 ba√Īeras grandes de azulejos, con agua fr√≠a y caliente salada bombeada del mar. Hab√≠a habitaciones de descanso con cama y para cambiarse, y arriba estaba la sala de lectura. 

Instalaciones majestuosas: mármol, arte y tecnología alemana

El complejo se completaba con un comedor principal climatizado, de 15 x 20 metros, con sillas y mesas de madera de roble, cuadros originales al óleo y grandes ventanales. Apenas más chico, el bar contaba con sillones y mesitas tapizadas, obras de arte, un mostrador de 8 metros de largo de madera lustrada y un flipper manual con bolas de acero.

El hall de entrada estaba recubierto de m√°rmol travertino y luc√≠a un espejo con macetero, mostrador de recepci√≥n, oficina administrativa con vidrios arenados, muebles y caja fuerte. A la derecha del ingreso principal estaba la peluquer√≠a, una salita para difundir m√ļsica y sanitarios para hombres y mujeres. Los ascensores eran de la marca alemana ‚ÄúSiemens Schukert‚ÄĚ.

En el hotel había dos cocinas para que no se mezclen los olores: una de salados y general, y otra para repostería. Debajo del comedor, se hallaba un sótano bodega lleno de estanterías de vinos finos, con unas 5000 botellas y los equipos de frío a base de amoníaco.

Servicio de lujo: desde una pileta olímpica hasta una sala para lustrar zapatos

En el predio hab√≠a una sala-comedor para los ni√Īos atendidos por sus ni√Īeras, otra para los choferes y las nanas de los clientes, un cuarto para lustrar zapatos, el lavadero con m√°quinas lavarropas industriales con caldera, patio tendedero de ropa, una huerta de frutales, cocheras, habitaciones para los empleados de los hu√©spedes y un surtidor manual de nafta. 
 
Exist√≠a un edificio para mantenimiento de todo el hotel, una usina el√©ctrica, galpones con veh√≠culos acu√°ticos, corrales y caballerizas para animales, y la famosa ‚ÄúTorre del Viena‚ÄĚ, que era un tanque de agua de 25 metros de altura con capacidad para 80.000 litros, que funcionaba de mirador de toda la zona. 

Además, había un complejo sistema que daba el parte meteorológico dos veces por día, que se exhibía en el bar y comedor. Todo esto, rodeado por un parque de más de una hectárea en el que se encontraba una pileta olímpica de hormigón y agua dulce, dos solárium tapiados (para que los hombres no pudieran observar a las mujeres tomar sol), quinchos y pasarelas con escalinatas para bajar a la mar.

Tiempos de cierres y reaperturas

El hotel funcion√≥ hasta 1947, cuando cerr√≥ por un largo per√≠odo, debido a desacuerdos entre do√Īa Melita con el personal y la Asociaci√≥n Hotelera de Miramar. Adem√°s, el turismo merm√≥ debido a la bajante de la laguna, que en el a√Īo 1950 apenas era un espejismo a 5 km de la costa.

Casi 20 a√Īos despu√©s, M√°ximo, uno de los hijos de la pareja, decidi√≥ reacondicionar algunos sectores, reabrir las puertas y coordinar una exitosa temporada tur√≠stica.
 
En 1965, el Dr. Pahlke (Jr.) crea la Sociedad Waldorf y CIA S.A., que figura como propietaria del complejo desde entonces.

Inundación devastadora

Ni los due√Īos, ni los arquitectos e ingenieros se imaginaron hasta donde pod√≠a subir el agua de la mar. El 17 de mayo de 1978, la laguna se volvi√≥ incontrolable y avanz√≥ sin piedad sobre m√°s del 60 por ciento del pueblo. En el hotel, el agua inund√≥ el s√≥tano y el oleaje rompi√≥ parte de la mamposter√≠a del lado Norte del edificio, dejando al descubierto los hierros de las armaduras de las columnas y poniendo en riesgo de derrumbe los grandes muros.

Mitos y fantasmas

Quienes asisten a las visitas guiadas del hoy Museo Hotel Viena aseguran escuchar ruidos y ver personas pasar de una habitaci√≥n a otra. De hecho, existe una versi√≥n nocturna del paseo para los m√°s supersticiosos. ¬°Dato! En las habitaciones 106 y 110 es donde se perciben m√°s energ√≠as extra√Īas y algunos dicen sentir angustia. 

Otro mito que ronda sobre el hotel es la relaci√≥n de sus propietarios con el nazismo. No hay datos certeros ni registros que sirvan como evidencia, pero entre los lugare√Īos se suele decir que el partido Nazi podr√≠a haber aportado los fondos para la construcci√≥n del edificio. De hecho, algunos aseguran que el propio Hitler estuvo alojado en el lugar y que ten√≠a a disposici√≥n una habitaci√≥n en suite exclusiva, con vajilla y s√°banas que llevaban sus iniciales.
 
La propiedad está actualmente en manos de la Municipalidad de Miramar, concesionada a la Asociación civil Amigos del Gran Hotel Viena y en litigio con Máximo Pahlke, nieto del fundador. Los interesados en conocer el complejo pueden asistir a las visitas guiadas que se realizan los fines de semana en diferentes horarios. Para más información, consultar aquí.
Fuente: granhotelviena.com / Wikipedia / Archivo web.
#DatoEdisur: ¬ŅQu√© secretos ocultan los gruesos muros del Hotel Eden?

Epígrafes:
Foto 1: Los interesados en conocer el complejo pueden asistir a las visitas guiadas que se realizan los fines de semana en diferentes horarios. Foto: Flickr / Grupo Edisur.
Foto 2: A mediados de 1940, los Pahlke encargaron a los mejores arquitectos e ingenieros civiles de Buenos Aires los planos del futuro Gran Hotel Viena. Foto: granhotelviena.com / Grupo Edisur.
Foto 3: El Gran Hotel Viena es, sin dudas, uno de los edificios más míticos y sorprendentes del interior cordobés. Foto: Archivo web / Grupo Edisur.
Foto 4: Algunos aseguran que el propio Hitler estuvo alojado en el lugar y que tenía a disposición una habitación en suite exclusiva. Foto: Flickr / Grupo Edisur.
Foto 5: Exist√≠a un edificio para mantenimiento de todo el hotel, una usina el√©ctrica, galpones con veh√≠culos acu√°ticos y la famosa ‚ÄúTorre del Viena‚ÄĚ. Foto: Archivo web / Grupo Edisur.
Foto 6: Quienes asisten a las visitas guiadas del hoy Museo Hotel Viena aseguran escuchar ruidos y ver personas pasar de una habitación a otra. Foto: Pinterest / Grupo Edisur.

TODAS LAS CATEGOR√ćAS

EMPRENDIMIENTOS EN ESTA NOTA

CARGAR M√ĀS NOTAS

¿Encontraste algo interesante?
Compartí esta página en tus redes sociales

edisur_header_edisur@2x
Llam√° para solicitar asesoramiento comercial
0810-888-3347
Dejanos tu consulta comercial
y te asesoramos ¡Llamanos! 0810-888-3347