Edisur News
Asesor Inmobiliario  ·  2021-06-10 10:00:00

Cinco trucos para que las habitaciones de los niños huelan bien

Grupo Edisur te recomienda algunas acciones simples para mantener los dormitorios de los más pequeños en óptimas condiciones.

Los aromas de las habitaciones de un hogar son un ingrediente esencial para garantizar el bienestar general. Nadie quiere estar en un sitio con malos olores, mientras que un ambiente que huele bien irradia buena energía y mejores sensaciones. Aunque esta preocupación suele concentrarse, sobre todo, en los baños o espacios principales de la casa, como la cocina; los dormitorios de los niños también pueden ser focos de malas fragancias. 
 
Grupo Edisur te cuenta cinco trucos para que los cuartos de los más pequeños huelan bien, sin importar en la estación del año en la que nos encontremos.

1- Ventilar la habitación periódicamente

Es fundamental una correcta y periódica ventilación del dormitorio. El encierro es el principal aliado de los olores desagradables, sobre todo en invierno que es normal dormir con todo cerrado. A ese hermetismo se suma el aire cargado que aporta la calefacción. 

En días soleados, si abrimos las ventanas durante las horas centrales, cuando los rayos pegan con más fuerza, el efecto será más reconfortante. Si no hay sol, con unos minutos en los cuales corra el aire por el cuarto y se renueve será suficiente para espantar posibles hedores sin enfriarnos.
 
Además, es fundamental para minimizar el riesgo de alergias u otras afecciones vinculadas a ambientes cargados.

2- Limpiar con frecuencia el dormitorio

Una limpieza periódica de la habitación de los niños con productos adecuados, en cuyas etiquetas se indique que son aptos para el contacto con los chicos, contribuirá al objetivo final de mantener el aire en óptimas condiciones. Ojo con los trapos de piso o franelas viejas en los que se pueden asentar bacterias malolientes que contaminan las superficies.

3- Cambiar la ropa de cama con frecuencia

Sábanas, acolchados y cubrecamas son otros de los puntos a tener en cuenta para que el cuarto de los niños huela bien siempre. Cambiar la ropa de cama una vez por semana forma parte del plan para mantener los malos olores fuera de circulación. No hay que olvidarse de la funda de almohadones, mantas auxiliares y alfombras.
 
4- Perfumar la habitación

Es importante perfumar el ambiente, pero de la manera más natural posible. No se trata de tapar los malos olores con perfumes artificiales, sino de contribuir a que se respire un aire limpio y agradable al olfato. Una buena idea es cortar unas ramitas de lavanda antes de que se marchiten sus flores y dejarlas secar durante unas semanas. Esta planta, que está por todas partes, es una excelente solución para perfumar armarios y cajones. Las bolitas o bastoncitos de cedro, las ramas de pino, hierbabuena, tomillo o romero cumplen la misma función.

5- Trucos caseros

Otros trucos caseros para neutralizar malos olores pueden ser: usar los aceites esenciales, colocar pastillas de jabón entre la ropa, esparcir bicarbonato de sodio en el interior de los zapatos o en la superficie de las alfombras horas antes de aspirarlas, lavar las cortinas una vez al mes y colgarlas todavía húmedas para que desprendan aroma a suavizante o colocar un recipiente con vinagre donde no se vea.

Todos estos consejos son simples y no requieren de grandes gastos. Mantener los dormitorios en buenas condiciones de higiene es fundamental para garantizar la salud y el bienestar de los más pequeños del hogar.

TODAS LAS CATEGORÍAS

EMPRENDIMIENTOS EN ESTA NOTA

CARGAR MÁS NOTAS

¿Encontraste algo interesante?
Compartí esta página en tus redes sociales

Agencia de Publicidad Córdoba
edisur_header_edisur@2x
Llamá para solicitar asesoramiento comercial
0810-888-3347
Dejanos tu consulta comercial
y te asesoramos ¡Llamanos! 0810-888-3347